jueves, 6 de septiembre de 2012

a pesar del calor que abrasa mi piel, tiemblo de terror…



Mientras iba leyendo me llegaban imágenes como flashes: una plaza, un mercado, gente gritando…estoy atada a una especie de poste, me rodean maderos que forman una pira, hay paja seca entre los maderos. La gente me escupe y pronuncia insultos en Inglés, algunos en francés…Un hombre se acerca con una antorcha encendida en las manos, ni si quiera me mira.., las lágrimas humedecen mi rostro…El calor empieza a ser sofocante, me cuesta respirar, tengo los pulmones llenos de hollín…a pesar del calor que abrasa mi piel, tiemblo de terror…dejé de tirar de mis ataduras, solo quería que aquel suplicio acabase, mi conciencia estaba limpia y eso era lo que importaba, que el Altísimo y yo lo sabíamos, había cumplido con sus designios y eso me hacía sentir en paz; entonces, en medio del dolor, pude ver como una sombra, que parecía una mujer con una capa oscura, envolvía a uno de los hombres que gritaban y me señalaban…
Las fuerzas me estaban abandonando, me sentía extrañamente sola, mi determinación empezaba a flaquear; y solo podía oler el hedor a carne quemada que procedía de mi maltrecho cuerpo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario






" target="_blank">