viernes, 31 de agosto de 2012

cassandra -Átomo



Mientras mi sangre iba drenándose para pasar al sistema de Sofi, yo procuraba pensar en ovejas <<tal vez no sirvan para quedarse dormido, pero son una buena distracción>>.
Mientras canturreaba – Una oveja salta la valla, dos ovejas saltan la valla…- y procuraba no marearme <<me mareo al ver la sangre, es algo superior a mis fuerzas>>, Laura estaba fuera, probablemente hablando con los preocupados padres de Sofía.

- Quince ovejas saltan la valla, veinte…- Lo se, recurro con frecuencia a las ovejas…
- Desde luego debía de ser una valla muy grande – dijo una voz a mi derecha, no podía verle la cara estaba procurando no ver el saco lleno de sangre que había junto a mi brazo.
- Eres una buena amiga, tenemos bancos de sangre con tu grupo y el de la señorita Martínez, pero siempre es mejor y más rápido obtenerla de un donante in situ. - Me giré hacia la voz masculina que me estaba hablando, no podía evitarlo, era la voz más dulce y varonil que había escuchado en mi vida.
- Casandra García Pérez, y ¿usted es? – Pregunté.
- Soy el Doctor Sánchez, pero puede llamarme Eduardo – No se si era producto de mi mente delirante, pero era el hombre más atractivo que había visto en mi vida; alto atlético, con unos ojos verdes de impresión y un pelo cobrizo lleno de pequeños caracolillos que le hacía parecer un ángel caído del cielo <<si estaba delirando…de una forma cursi…muy cursi>>.
- Que guap…quiero decir encantada de conocerle – Que vergüenza, me conozco así que debía de tener una cara de boba increíble, desde luego mi voz sonaba estúpida, y si no estaba babeando poco me faltaba.

Y entonces ocurrió, mire el saco de sangre, los latidos de mi corazón empezaron a atronar en mi pecho, la visión se me nubló y me desmayé. Fue algo instantáneo, primero las voces a mi alrededor empezaron a distorsionarse, pequeños destellos de luz brotaron de todas partes y, finalmente, perdí el sentido… A medida que las voces se alejaban más y más, me sumergía en una visión aterradora, como sacada de una de las peores pesadillas, nada que ver con esas películas de miedo que se regodean en imágenes de casquería, cuellos rotos y cabezas arrancadas, todo esto era mucho peor y parecía tan real…

No hay comentarios:

Publicar un comentario






" target="_blank">