miércoles, 11 de abril de 2012

Un trabajo muy sucio

 
Un trabajo muy sucio

Un trabajo muy sucio

Christopher Moore

Título original: A dirty job
Año publicación: 2009 (2007)
Traducción por: Victoria Horrillo Ledesma
Temas:
 
 
Es un libro emocionante, de acción trepidante en la que el lector no tiene tiempo de aburrirse. Como en otras de sus obras (Chúpate esta por ejemplo), hace uso del protagonista colectivo, como ya hicieron en su momento grandes de la literatura modernista como Cela en La Colmena, no obstante, y a diferencia de este último, el narrador omnisciente nos presente hilarantes comentarios, en especial con respecto al que podríamos considerar el protagonista dentro de los protagonistas: Charlie Asher (véase el juego de palabras ash-“trasero”), el prototipo de lo que el autor llama macho beta (un idealista, sincero, fiel, tímido, torpe,…un buen hombre pero no necesariamente al más fuerte y guapo del rebaño).

    Charlie Asher es un tratante de antigüedades que espera junto a su mujer Rachel (judía practicante) el nacimiento de su hermosa hijita Sophie. Pero todo se tuerce cuando la pobre madre muere a las pocas horas de dar a luz, justo en el momento en que Charlie entra en la habitación del hospital para dejarle su CD de Sara Mclan. Ella está como dormida y justo a su cama se encuentra un enorme hombre de color vestido de verde (Minty Fresh: otro juego de palabras “aliento mentolado”) que se supone Charlie no debería ver.
    Es a partir de este hecho crucial que todo en la vida de Charlie da un giro inesperado, recibe objetos que relucen en su tienda, aparecen nombres y fechas en su agenda, escucha voces tenebrosas que surgen de las alcantarillas y todas las mascotas que regala a su pequeña Sophie acaban muertas.
    Toda esta hilarante trama entrelaza dos mundos muy dispersos: la realidad de un pobre hombre que ha de criar solo a su única hija con la ayuda de su hermana, una China obsesionada con cocinar cualquier animal que se le cruce por el camino y una rusa obsesionada con los osos, mientras se encarga de su tienda de antigüedades y supervisa a una joven adolescente, Lily, que trabaja como su ayudante; y la realidad sobrenatural de la muerte, el miedo ancestral que el hombre tiene a este proceso natural y que se ve personificado en Las Morrigan (tenebrosas sombras con aspecto de cuervo) y Orcas (un enorme demonio alado con cabeza de toro).
     Al igual que en sus otras obras, aparece el personaje del emperador que vigila la ciudad junto con sus camaradas caninos y los intrépidos agentes de policía (Cavuto y su compañero). Hacen una tímida aparición Jody la vampira de Chúpate Esta y Abby Normal la chica gótica de Chúpate Esta y mejor amiga de Lily. (Con flashbacks) que conectan sus anteriores novelas con esta)
     En el epílogo el autor nos ofrece uno de los mejores ejemplos de flashforward en literatura moderna, presagiando lo que será de cada uno de los personajes en el futuro y haciendo reflexiones al más puro estilo existencialista.
     El macho beta, el policía retirado que no sabe olvidar su profesión, una abnegada budista, una gótica con un gusto excesivo por lo macabro, dos ancianas que no quieren morir, el marido que no concibe su vida sin su amada esposa y decide seguir su camino en la muerte, el padre soltero, la hermana lesbiana, el sabio mendigo…Todos estos personajes se conjugan a la perfección en una novela que pretende transmitir las bondades y vicisitudes de la vida que ha de vivirse sin miedo a lo que pueda pasar porque el miedo solo consigue que no apreciemos la vida pasar y que esta cese sin que nosotros podamos hacer nada por evitarlo.
      Notable es también la teoría del Bardo del Drama, muy bien traída. Por último animaros a que leáis esta fantástica muestra de literatura actual y moderna, desde luego os hará pasar un buen rato;

    Besos a tod@s!!!!! (nos leemos ;))

No hay comentarios:

Publicar un comentario






" target="_blank">