martes, 7 de febrero de 2012

La Caja de Pandora 3

Hay más cosas en mi persona que seguro que te parecerían extrañas, pero de momento te dejo con las ganas, no quiero que pierdas el interés, si no dime ¿quién va a escuchar mis inquietudes? Mi propósito no es otro que el de experimentar una catarsis al escribirte contándote mis hazañas, venturas y desventuras. Te parecerá irónico que use ese término, catarsis, cuando yo carezco de sentimientos, pero he ahí la cuestión, ya me entenderás más adelante, no le des demasiadas vueltas al asunto que no quiero que nos desviemos de la cuestión  principal, mi problema de actitud.

Hoy mi madre parecía algo excitada, sus ojos eran una mezcla de rojo y verde muy curiosa, por supuesto no se lo dije, y esperé a que ella me contase que le pasaba, aunque por lo visto ella esperaba que yo mostrara algún interés por su estado anímico, que se yo, me cuesta actuar de forma cordial, es difícil agradar a las personas, en especial si careces de todo tipo de empatía. El caso es que parecía indecisa, como si no encontrase las palabras, ahora parece algo más decidida así que voy a ver de qué se trata y ahora te cuento.

Pues no se a qué venía tanto alboroto, esta embarazada, tu entiendes que le pueda preocupar que yo me sienta mal por tener un hermano a mis veintidós años. Las personas se preocupan por trivialidades, si mis padres han decidido aumentar la familia cuando su, ahora ya no, única hija es adulta no es una cuestión que deba inquietarme. Pero con una fingida histeria les dí la enhorabuena a los dos y tengo pensado llamar a los tres mosqueteros para contarles el chisme. Ves, se ser sociable, a veces…

Prometo que de ahora en adelante reproduciré las conversaciones in situ, entiendo que el formato de diario es muy incómodo, y puede que no te cuente detalles que consideres importantes así que lo primero que voy a hacer es empezar por mi llamada telefónica, es lo bueno de la ficción, no tienes que esperar a que me pase para que te lo cuente. Una petición personal, cuando me pase lo que me tenga que pasar y que cause el fin de este legado dime si realmente te tragas eso de que lo que estés leyendo es solo ficción, prometo no influir en tu opinión.

-          No os vais a creer lo que os tengo que contar –
-          Pues si no nos lo vamos a creer mejor ni lo cuentes –
-          Deja de fastidiar Eris, y si no quieres escucharlo mejor cuelga bonita –
-          Haya paz que siempre que nos llama Cassie tenemos que aguantar como el dúo Wilfredo-Eris, nos chafa la conversación, a ver dinos qué es eso tan increíble.
-          Mi madre está embarazada.

Hago una pausa porque se han quedado calladas, al final mi madre va a tener razón y la cuestión es cuando menos, desconcertante.

-          Espera, nos estás tomando el pelo, que tu madre te va a dar un hermanito a tus veintidós añazos –
-          Oye intelectual, creo que conocemos lo suficiente a Cass como para saber que nunca miente, además como sabes que es niño, podría ser una niña, es más yo creo que tiene más probabilidades.
-          No empecemos con tu feminismo barato quieres, sabes perfectamente que se puede decir hermano si no se sabe el género, al igual que si digo hombre.
-          Perdona, pero si dices hombre te refieres al género masculino.
-          De toda la vida en el idioma Español hombre se usa para hablar de hombres y mujeres, a ver si dejas de desgastar el idioma y de usarlo mal.
-          Tu si que lo usas mal machista.
-          A que tu usas persona para hablar de hombres y mujeres o espera, ya se, son personas y personos.
-          Nos estamos saliendo de contexto chicos ya vale, al final a la única que va a poder llamar Cassie es a mí, dejad el duelo de géneros para otro día.
-          No seas hipócrita Sofie, seguro que tú piensas lo mismo, pero claro siempre tienes que mostrarte imparcial para quedar bien con todo el mundo.
-          Siento discrepar, es cierto que la sociedad resulta algo machista en ocasiones, pero nunca he sido partidaria de usar mal el idioma y, francamente prefiero usar una palabra para referirme a varias cosas que dos, me es indiferente si esta es masculina como humano o femenina como humanidad.
-          Perdona pero debo discrepar en…

Aquí es cuando intervengo yo, más que nada porque creo que la conversación se está desviando de la cuestión, y tengo a mis padres con la antena puesta a ver si soy una persona normal y les cuento a mis amigos mis novedades.

-          Mirad de momento es un feto, ni masculino ni femenino, un conjunto de células si lo preferís, cuando se sepa lo que es seréis debidamente informados.
-          Madre mía Cassi cada día te superas, chica un poco de tacto no me seas tan fría y técnica (Wilfredo acaba de resoplar así que supongo que mi intervención no ha sido muy productiva, más aun si le añadimos el suspiro que acabo de escuchar en el pasillo proveniente de mi madre). – De verdad que debemos arreglar tu problema de actitud, como te haya escuchado tu madre…
-          Bueno acaba de suspirar, pero yo no veo donde está el problema, de momento dentro de su útero solo hay…
-          Para, déjalo, está claro que no comprendes ciertas cosas, primero las mujeres cuando estamos embarazadas sufrimos un cambio hormonal que conlleva unos cambios de ánimo muy bruscos, como cuando se está con la regla.
-          No veo que tiene que ver eso con lo que he dicho a cerca de…
-          Pues que has hecho una definición de una persona, de un bebe no nato como si no fuese más que, no se, un brazo, vamos que has resultado muy insensible.
-          Ah creo que te entiendo, lo siento si he resultado muy ¿brusca?
-          Va no les hagas caso, es lo que es un conjunto de células tu dale unos meses para que tome forma, por cierto Sofie ¿cuándo has estado tu embarazada?
-          ¿yo? Nunca qué insinúas.
-          Es que como has dicho “cuando las mujeres estamos embarazadas”.
-          No seas tan cizañera Eris quieres.
-          Cállate Wilfredo no te estoy hablando a ti a no ser claro que tu tengas algo que ver en el embarazo de Sofie.
-          Pero qué dices, sabes de sobra que salgo con David.
-          Ya basta, en serio, creo que te estas pasando Eris. Si tienes algún problema personal no lo pagues con tus amigos, ya sabes, Sofie, Cass y yo.
-          De acuerdo, vale, solo me estaba divirtiendo lo siento.
-          Solo os quiero recordar que estábamos hablando de mi futuro hermano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario






" target="_blank">